12/20/2014

Tengo




Tengo escrito en un papel
la llave de mi deseo.

Ya no está tatu'á en tu agujero.

Tengo, tengo, tengo,
un viernes cada mañana
que me levanto y veo el sol.

Tengo un par de zapatos
que me bailan a mi son
y no por música de otros.

Tengo al amanecer
cubriéndome la espalda
de cenizas ya dispersas.

Tengo un nuevo mundo
asaltándome a la carga.

Me tengo yo, y ya me basta.



10/31/2014

Cuatro notas a pie de página


Un whisky solo.

Buscamos las ganas en la basura
sin darnos cuenta de que llenamos
de hielo nuestros estómagos.

Dos vasos.

Nos abandonamos a la pasión
alcoholizada del desengaño
pidiendo sangre como murciélagos.

Tres son multitud.

Bebimos de caderas ajenas
buscando el sol y sus retazos
pa' cubrir nuestro tono níveo.

Cuatro caladas a un cigarro.

Cerramos las puertas de golpe
y arrojamos las llaves a varios barrancos.
Púdrete con tus amores platónicos.






9/14/2014

Sólo fuiste otra cerveza



No me pidas más amores.
Los gasté todos
entre noches y cubatas.
No me pidas más canciones.
Las olvidé todas
entre besos de rebajas.

No me pidas ya más nada.

No quiero darte.
Flores no eran suficientes,
pedías el jardín entero.
No quieres darme.
Yo sólo busco algo
de amor a buen precio.

Las esquinas han cerrado,
hace frío en las aceras
y los borrachos nos hemos cansado
de beber sin límite alguno
iluminados por la luna llena.

Los borrachos estamos llorando.
Lloramos solos.
Solos y a la vez tan juntos.

Las barras han cerrado.
Hace frío en nuestras casas
y tú y yo nos hemos cansado.
Cansado el uno del otro.

Así se abra el infierno entre nosotros
que no habrá ni una lágrima
en esta despedida.
Así te hieles y los rescoldos
de esta relación tan bonita
te abrasen esos ojos.

Habría conquistado todo por ti,
lo merecías.
Pero me demostraste que era mentira.
Habría dado todo por ti,
tu vida y la mía.
Pero demostraste que era todo mentira.

Mentiras por la noche.
Mentiras bajo las mantas.
De madrugada, en el monte.
Mentiras con importancia.
Mentiras sin consuelo.
Mentiras en vodka y naranja.
En las caricias, en los besos.
Al fin y al cabo mentiras.

Tus mentiras, mi corazón.
Tus mentiras, ahora sangra.
Tus mentiras, envuelto en un puño.
Tus mentiras, ha sido aplastado.

Y mis verdades.
No me queda ni un cigarro.

Te llevaste de mí tanto
que me sentía etéreo por dentro,
como murmurado por las sombras.
Te di de mí tanto
que me sentía como un secreto,
de boca en boca, nunca a salvo.

Y ahora somos comidilla,
comidilla en este bar,
un entrante en este barrio.

Sólo un par de palabras:
tu error fue no quitarme
la voz a la vez que las ganas.
Y para mí ya sale el sol
y tu recuerdo es una muela extirpada.
¿El dolor? Ya pasó
como pasan ante mí
cervezas en esta barra.

Sólo fuiste otra cerveza.



9/12/2014

No creo



Dios no se entiende con mujeres

que cacen en la noche fría

corazones diluidos en botellas.




Yo no creo, soy hereje

de las dudas de tu filosofía

y de cómo te asaltan las estrellas.




Yo no creo, soy ateo

de las vidas infinitas

en un mundo de paseo.




Viva Dios, que muera el cielo

y las risas permitidas

en el chaflán de mis recuerdos.




8/31/2014

Ataque suicida


Bendita sea esta adrenalina,
tengo un plan suicida
que tiene de objetivo tus ojos.
Mis manos,
tu boca,
la mía,
un disparo reclamando mi pecho.

Tengo una bomba suicida
atada a mis pensamientos,
una bomba de morfina
agujereando mis recuerdos
y tu voz, como garras de gato,
arañándome las cortinas.

Lanzo otro ataque suicida
y, como siempre,

directo a tus besos.



8/14/2014

Las tres llaves del infierno


Guardamos en una caja
las tres llaves del infierno.

La primera, la de la bula
que exime a tu cordura
de actuar en consecuencia.

La segunda, la de la pena 
que inflinge en tus barreras
lágrimas por mis mulas. 

La última, la del hielo
que tiñe todo de negro
el perfil de tus ojeras. 

Y las tres llaves del reencuentro
las guardo en mi agujero.







7/26/2014

Mi tormenta anhelada


Tenemos siempre presente
el devenir de los tiempos
como está siendo hasta ahora;
como es usualmente.
Y lloramos el ser vivientes.

Por ello buscamos algo nuevo
que relance nuestros sentidos
hacia lugares menos conocidos.
Lugares que no hayamos visto,
que no hayamos pisado antes.

Estoy en la búsqueda
de mi tormenta destinada.
Y aunque no haya encontrado nada
me reconcomo siempre de frente
por si encuentro la meta anhelada.



5/07/2014

Una joyita de vela


Había una joyita de vela
apalancada en un cristal.

Y el cristal se le movía.

Fue al templo a preguntar
el por qué del movimiento;

no supieron explicar.

Y quedó aquel bamboleo
en tinieblas de agua y sal.



4/07/2014

Tres calaveras


Guardaba tres calaveras
para adornar sus paredes.

La primera,
la de las mieles
que se agotaron por primavera;

la segunda,
la de la pena
que pintó el retal de su tumba;

y la tercera
la de claveles
que se secaron en su maceta.

Para adornar sus paredes
guardaba tres calaveras.



3/31/2014

Cenizas


Hubo tiempos mejores.
Hubo risas, alegría.
Hubo felicidad.

Ahora hay más espinas.

Hubo tiempos felices.
Hubo juegos, tropezones.
Hubo chichones que sanar.

Hubo más yo mismo.
Ahora hay más melancolía.

Hubieron de arrancarme el alma
y sus raíces me engancharon
en un prado distinto al mío.

Ahora hay sólo edificios.

Hubieron de templar mi miedo
pero se olvidaron por completo
y corro a tientas en las calles.

Hay sólo sombras.

Hubo realidades, ahora recuerdos.
Hubo risas, ahora gritamos.
Hubo felicidad, ahora espinas.

Y nos punzan los costados.

Hubo algo muy bonito.
Forma parte del pasado.

Hubo no es el verbo,
hay es más preciso
y, por eso, más odiado.

Hay sábanas manchadas.
Hay amaneceres ocultos.
Hay babas en la almohada.

Hubo una aventura en cada gota.
Ahora hay sólo costumbre.

Hay carmín en la mirada.
Hay verde en las uñas.
Hay humo en mi propia casa.


Hubo una batalla por cenizas,
ahora yazgo sobre ellas.

Han de amoldarme a su vida
pero mis raíces arraigaron
en la tierra de mis recuerdos.

Hubo sólo buenos tiempos.

Han de llevarme a su espacio
pero no retiraron mi altar
y sigo rezándole a mis ideas.

Hubo más fe que en un cristiano
y, etéreo, cayó de golpe.
De pronto hubo fuego y llantos.

Ahora están las cenizas,
cenizas sobre las que sigo acostado.