8/09/2015

Si un día



Si un día envejezco

sin conciencia propia

en un armazón de piel

y huesos quietos



no me reguéis

y dejad que me marchite.



Cuando el futuro 

para mí ya sea cero



será que ha llegado la hora.



Y aunque la esperanza sea

lo último que se pierde

puede que ya me haya perdido

yo por el camino.



Que si mi cuerpo ya no es yo

y yo no estoy en mi cuerpo

olvidadlo a él,

que yo ya me habré ido.







No hay comentarios:

Publicar un comentario