2/17/2015

Caminando de frente




Me he dado cuenta

de que toco el cielo

con la dosis de alcohol 

pertinente.



De que masco el techo

que no me deja volar

impertinente.



Y sin alcohol yo subrayo

las líneas menos coherentes

que perfilan nuestros peldaños.



Desde que hui del infierno

todo sabe 

diferente.



Todo me envidia, 

reticente.

Gran ayuda, al fin y al cabo,

para continuar caminando

de



FRENTE.